lunes, 1 de octubre de 2012

El cuento de la serpiente y la luciernaga


Cuenta una leyenda que una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido y con miedo de la feroz depredadora pero la serpiente no pensaba desistir. Huyó un día y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:


- ¿Puedo hacerte tres preguntas?
- No acostumbro a dar éste precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar.
- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
- No.
- ¿Yo te hice algún mal?
- No.
- Entonces, ¿Porque quieres acabar conmigo?
- Porque no soporto verte brillar.


Borges decía que el tema de la envidia era algo muy español: Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: "Es envidiable". Y Unamuno que  'la envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual'. 

Siempre que seas consciente de tus capacidades, sentimientos y emociones, serás capaz de controlar sus accesos de envidia.


Enlaces de interés:
Derechos asertivos
Respira hondo y continua




No hay comentarios:

Publicar un comentario